20 de junio de 2015

Sierra de Arangio: Santikurutz, Orixol e Ipizte


La sierra de Arangio es uno de esos lugares que no te cansas de visitar. Su hayedo es uno de los más bonitos que he visto nunca.
La he conocido en invierno con un manto blanco de nieve difícil de olvidar:
Con su manto de hojas secas en otoño:
Y también en primavera con su manto verde, pero nunca la había visto como esta vez, entre la niebla, entre un inmenso mar de nubes y entre un reguero de gente que venía en dirección contraria, alguna marcha montañera supongo.

La ruta comienza en Oleta, cerca de Otxandio. El camino lleva hasta la pequeña ermita de Santikurutz, desde donde el sendero nos adentra en un inmenso hayedo del que sólo nos desviaremos para visitar las cimas de Santikurutz y de Orixol. No hay ninguna dificultad por el camino, salvo, en este caso, el punto en el que abandono la senda que discurre entre el collado Leziaga y el refugio de Zabalandi ya que me desvío para trepar entre las rocas y la hierba para ir en busca de la cueva del cura Santacruz y la cima de Ipizte ya que no me apetecía descender hasta Zabalandi para luego tener que volver a subir. No es un atrepada complicada, pero hay que tener mucho cuidado. A veces el salirse del camnio te depara pequeñas sorpresas, en este caso fue muiy agradable porque en mitad de la trepada, en el lugar más inesperado me encontré con una salamadra.

Al final ni fui a la cuva del cura ni subí a la cima de Ipizte, en su lugar me subí a un promontorio rocoso cercano a la cima desde el cual hay unas vistas inmejorables sobre el Anboto, además el mar de nubes que se mantuvo durante toda la mañana invitaba a no perderse estas vistas.

Para el descenso tomé el GR desde Zabalandi hacia el collado de Leizaga, pero antes de llegar a este se coge una ancha pista que, sin pédida alguna, lleva hasta el lugar donde había dejado el coche.



 


 

Perdido en las alturas © 2008. Chaotic Soul :: Converted by Randomness