4 de noviembre de 2014

Montañas de Burgos: Peñalba de Lerdano


Hoy toca cambiar de aires y me desplazo hasta la localidad de El Vigo, cerca de Villasana de Mena, para afrontar la subida al Peñalba de Lerdano y visitar el curioso monolito de roca caliza conocido con el nombre de As de Bastos.

La subida comienza tras cruzar bajo las vías del tren y no nos va a dar un sólo respiro hasta alcanzar el portillo de Lerdano o paso de la Hoz. Por suerte el camino transcurre en su mayor parte por un precioso hayedo que lo hace más llevadero, aunque a mi se me ha hecho un un poco largo y durillo. Desde el portillo a la cima aun queda un tramo de subida, pero en poco más de diez minutos se alcanza el vértice geodésico.

Para llegar al As de Bastos se continúa hacia adelante siguiendo el sendero y los hitos de piedra y se desciende también por fuerte pendiente hasta realizar un giro que rodea un resalte rocoso. Es entonces cuando nos encontramos de frente con este impresionante monolito. Recomiendo su visita.

Para la vuelta hay dos opciones, una es volver por donde hemos bajado y la otra es seguir descendiendo hacia una especie de camino carretil que queda a nuestra derecha y ascender por el mismo hasta localizar una senda señalizada con una gran marca de pintura amarilla y luego marcas de pintura verde fosforito. La verdad es que si no se conoce la zona y no se lleva un track puede resultar difícil encontrar esta senda y, una vez localizada, hay que estar atentos a los puntitos de pintura porque también resulta fácil despistarse. Lo malo es que yo pensaba que esta senda llevaba directamente al portillo de Lerdano, pero no, el camino sube en fuerte pendiente hasta alcanzar el cordal muy cerca de la cima del Peñalba, así que toca meterse otra pechada de desnivel, pero, al igual que la subida desde El Vigo, se atraviesa un bonito hayedo que lo hace mas llevadero.

Alcanzado este punto sólo queda regresar por el mismo camino de subida, que se hace mucho más rápido.

Una ruta muy recomendable donde destacan los hayedos y ese color tan especial que van adquiriendo a medida que avanza el otoño, las vistas desde el cordal y el As de Bastos.

Justo a la entrada de El Vigo hay una pequeña explanada donde aparcar, junto a un lavadero donde también tenemos una fuente.



 



 

Perdido en las alturas © 2008. Chaotic Soul :: Converted by Randomness