24 de octubre de 2014

Parque del Gorbea: Improvisando sobre la marcha



A veces las cosas no salen como uno las planea y toca ir improvisando sobre la marcha. Hoy ha sido uno de esos días.

La idea original era explorar el barranco Alarrieta y después ir en busca del haya de Azekieta, un enorme árbol con un tronco de más de 7 metros de perímetro.

Para empezar he comenzado el barranco por donde no era, aunque por la pinta bien pudiera haber sido. Después de descender un tramo bastante vertical, resbaladizo y peligrosillo, al ver que el verdadero barranco se encajonaba demasíado, me han entrado dudas y he desistido de seguir bajando. Después he ido a la búsqueda del haya de Azekieta siguiendo el trazado del canal de Aldabide, pero ni rastro. Al encontrarme con unos seteros me han confirmado mis sospechas, hace rato que he dejado el haya atrás, pero ellos tampoco saben decirme con exactitud cómo llegar hasta ella, así que como no tengo ganas de desandar el camino recorrido me lío la manta a la cabeza y por fortísima pendiente, casi en línea recta, me lanzo en busca del cordal de los montes de Arno. El resto de la jornada la dedicaré a pasear por esta amable sierra.

Pero estaba claro que hoy no era mi día, el fuerte viento hace que desista y tras dejar atrás la cima de Beluzaran desciendo hacia los prados de Algorta y vuelta al coche antes de que se ponga a llover, que ya es lo único que me faltaba hoy.

A destacar las impresionantes cascadas del barranco, el trazado del canal y el hayedo que se atraviesa poco antes del punto donde abandoné el canal. También mereció la pena visitar el menhir de Kurtzegan y, ya en la bajada, la parada en los restos de la majada de Ukulugorta y el agradable paseo por los prados de Algorta y las bonitas vistas sobre Itxina.

Dejo un enlace al track, pero salvo a los más intrépidos, no recomiendo hacer el tramo del barranco, además se puede evitar perfectamente iniciando la ruta en el área recreativa de Belaustegi, desde donde se accede muy fácilmente al canal. La entrada al área está en una curva muy cerrada antes de la última cuesta que lleva al aparcamiento de Belaustegi. La subida hacia los montes de Arno desde el canal no tiene más complicación que la fortísima pendiente y una pequeña zona de helechos.

En el área de Belaustegi hay una fuente, pero en vez de agua parecía que salía chocolate, mejor abastecerse de la fuente que hay a la entrada de los prados de Algorta, agua fresca y transparente.



 



 

Perdido en las alturas © 2008. Chaotic Soul :: Converted by Randomness