20 de febrero de 2013

Sierra de Arangio: Orixol (1.131)

17 de febrero de 2013

Una vez más, y ya van cuatro, no podía faltar a mi cita anual con la nieve, así que después del último temporal que nos ha azotado y la llegada de un fin de semana tranquilo en lo climatológico, tocaba pisar el blanco elemento. La ruta la tenía muy clara desde hacía tiempo, la sierra de Arangio es espectacular en cualquier época del año y como ya le ha visitado en primavera y en otoño estaba deseando que nevara para darme una vuelta por sus rincones, lo que pasa es que no contaba con que hubiese tanta nieve y el caminar ha resultado bastante duro, pero el resultado ha merecido la pena.

La ruta comienza en Olaeta y la nieve hace acto de presencia desde el primer momento, aumentando la cantidad acumulada a medida que se va ganado altura. También se nota que los últimos días ha prevalecido el viento sur y la nieve está en proceso de derretirse, más que nieve es como un granizado y a medida que aumenta el espesor resulta más complicado caminar pues a cada paso me voy hundiendo, incluso en las zonas donde ya hay abierta huella, a veces hasta resulta complicado mantener el equilibrio ya que al pisar da la sensación de ser nieve dura, pero en cuanto hago presión me hundo hasta las rodillas.


Camino de Santikurutz

Mi primer objetivo es alcanzar la ermita de Santikurutz, donde sopla un fuerte y helador viento. Aquí puedo hacerme una idea del camino que me espera y del paquetón de nieve que se ha acumulado, entre 40 y 50 centímetros, y como ya he dicho, aunque hay huella, a cada paso me hundo sin remedio. Eso sí, el paisaje, tal y como me imaginaba, es espectacular.


Ermita de Santikurutz

Alcanzo la cima de Orixol desde donde se puede contemplar una de las mejores vistas sobre el Anboto y su cresterío. Aprovecho para descansar un poco y recuperarme del esfuerzo que supone caminar en estas condiciones, pero enseguida retomo el camino. Por un momento pierdo la huella que venía siguiendo, pero echando mano del GPS vuelvo a la senda, aunque parece que este tramo del camino no lo ha hecho mucha gente y apenas hay unas pocas huellas. Por un momento dudo sobre si será buena idea seguir adelante dado lo complicado que resulta caminar, pero entonces veo un grupo de montañeras que viene por el camino que debo seguir, lo cual significa que me voy a encontrar huella reciente y avanzar será algo más fácil, así que finalmente continúo con mi plan de ruta.

Siguiendo las huellas

Alcanzo un collado en el cual debo decidir la ruta a seguir para llegar a Zabalandi, a los pies del Anboto. Un opción es continuar la ruta siguiendo las marcar rojas y blancas del sendero GR, pero recuerdo de la primera vez que hice esa ruta que había tramos con algo de caída y no sé como estará con tanta nieve, así que decido descender un poco por la pista que lleva hacia Olaeta para luego tomar otra senda que llega a Zabalandi, al final no sé si ha sido lo mejor porque entre que en algún tramo me he despistado y que no había huella en la nieve me ha costado muchísimo esfuerzo llegar hasta Zabalandi.

Hacia Zabalandi

Además de comer un poco aprovecho para hacer las fotos de rigor, el Anboto está impresionante con este manto de nieve, pero no me detengo mucho, aún me queda todo el camino de vuelta y para hacer una ruta circular debo quiero tomar la pista que lleva hacia el santuario de Urkiola y a la altura del collado de Pagozelai coger el desvío hacia Olaeta, donde un poste de señales indica que quedan 5km de bajada.

Anboto desde Pagozelai

Mi mayor temor era no encontrar huella en esta bajada, pero he tenido suerte y alguien ha pasado por aquí antes que yo, así que, aunque hay que seguir esforzándose, el descenso no resultará tan penoso, aunque se me va a hacer muy largo, sobre todo teniendo en cuenta que ya casi al principio de la ruta han empezado a calarse las botas, parece que han perdido sus propiedades impermeables, y he llevado los pies mojados y congelados durante todo el camino, la sensación ha sido la de ir caminando descalzo sobre la fría nieve.

Desaparece la nieve

El último tramo de la ruta, a pesar del barro, ha resultado un agradable paseo comparado con el resto del día, pero sin duda alguna, aunque fuese en las mismas condiciones, lo volvería a repetir.



f o t o s


Música de Of Monsters And Men: "Little Talks"


4 de febrero de 2013

Montes de Triano: minas, simas, cuevas y una cima

23 de diciembre de 2012

Ultima salida programada para este año 2012. Mi primera intención era repetir la ruta que había hecho hacía apenas un mes con mi cuñado “el montañero”. Saliendo desde el centro de interpretación de Peñas Negras, a tres kilómetros de La Arboleda, recorrimos el cordal que va desde el Pico Pastores hasta el Pico de la Cruz, pero nos hizo un día muy malo y la verdad es que poco pudimos disfrutar del recorrido. Acabamos calados hasta los huesos. Así que hoy espero repetir la ruta, pero con temperaturas de casi 20 grados y el cielo completamente despejado.

Antes de las 8 de la mañana ya estoy remontando la sinuosa carretera que desde Trapagaran lleva hasta la localidad de La Arboleda. Antes de llegar a La Reineta hay habilitado un mirador y como aún es de noche aprovecho para detenerme un momento para contemplar el amanecer y hacer alguna foto, lo cual ha resultado casi misión imposible porque, incluso utilizando el trípode, el fortísimo viento hace que todas las fotos salgan movidas.


Amanecer

Ya con las primeras luces del alba llego a la explanada que hay junto al centro de interpretación de Peñas Negras y que hace las funciones de aparcamiento. Todavía es pronto y no hay nadie más por la zona, pero es un lugar que suele estar bastante concurrido. Comienzo a caminar por la amplia pista siguiendo la ruta señalizada con postes de color morado en dirección al Pico Pastores, pero al llegar al collado que lo separa de alta Galdames, decido cambiar de planes, no sé porqué, pero no me apetece andar haciendo cimas, prefiero pasear por la zona y adentrarme por los restos de las antiguas explotaciones mineras para luego acercarme hasta la cueva/mina de Urallaga o de la Magdalena.


Edificio en ruinas en mina Dolores

Así comienza mi deambular entre las ruinas de los edificios que prestaban servicio a las minas, entre ellas la primera que me encuentro es la Mina Dolores, donde se encuentra una de las mayores construcciones de la zona y de la cual sólo se conserva la estructura exterior. En sus cercanías se encuentran varias bocaminas y me entretengo un buen rato recorriendo sus alrededores, localizando varias cuevas en las que no me atrevo más que a asomarme para hacer alguna foto. El paisaje es realmente bonito.


Paisaje minero

Continúo caminando por la pista principal en busca de nuevos rincones aunque ya soy consciente de que no me va a dar tiempo a recorrerlos todos, la zona es más amplia de lo que me imaginaba y el tiempo invertido en hacer fotos se va notando, así que enfilo directamente hacia la cueva de Urallaga, para lo cual toca descender en dirección hacia Galdames. Un hito a la izquierda del camino indica el momento de desviarse hacia la cueva, pero yo continúo de frente, la senda discurre a través de un bonito robledal y el día está perfecto para sacar fotos, de todas formas enseguida vuelvo a cambiar el rumbo para dirigirme al encuentro de la enorme boca de la cueva.


Robledal

La entrada a la cueva es inmensa, a la izquierda, al abrigo de las rocas, se sitúa la ermita de La Magdalena, patrona de los mineros, de frente la oscuridad invita a adentrarse en las entrañas de la tierra, pero en mi caso no es una de las cosas que más me guste, así que me conformaré con contemplar la zona iluminada y las bonitas formaciones del techo de la cueva.


Interior de la cueva de Urallaga

Tras una larga sesión de fotos aprovecho para comer un poco sentado a la entrada de la cueva. Antes de entrar en la cueva había reparado en el arroyo que surge justo debajo del acceso a la misma y me he fijado como el agua cae en saltos perfectamente escalonados, así que estaba claro que no podía dejar pasar esta oportunidad para hacer más fotos. Recojo los bártulos, dejo el trípode a mano y me lanzo ladera abajo para seguir el curso del arroyo durante un pequeño pero intenso trecho en el que las aguas se desploman cascada tras cascada dejando bonitas estampas.


Saltos de agua

Poco a poco el arroyo se va encajonando y cada vez resulta más complicado continuar por la orilla, así que tras una buena sesión de fotos aprovecho una senda que bajaba hacia el cauce del arroyo para iniciar el camino de vuelta a la zona de las minas y seguir descubriendo rincones de los montes de Triano.

Al ir hacia la cueva no me había percatado, pero ahora, al deshacer el camino andado y antes de alcanzar un amplio collado, descubro a mi derecha y casi pegada al camino una enorme grieta de la que no alcanzo a ver el fondo, aunque en su interior se puede apreciar incluso la presencia de árboles. Desde el collado avanzo por una especie de cordal siguiendo un camino que lleva al collado que separa las cimas de Pico Menor y Pico Mayor y desde el cual se desciende por una pista hasta Peñas Negras, pero al observar en el fondo de una hondonada unas balsas de agua que dan forma a un pequeño humedal, de nuevo cambio de planes y me voy directamente para abajo.


Humedal

Como dije antes la zona de minas es más amplia de lo que pensaba y da para otro día de ruta fotográfica, así que aprovecharé el resto del tiempo para disfrutar de estos paisajes y, camino de vuelta al ahora concurrido aparcamiento de Peñas Negras, hacer al menos la cima del Pico Pastores, para que no se diga que no ha sido una ruta montañera. 



f o t o s

Música de Dire Straits: "On Every Street"


3 de febrero de 2013

Montes de Arno: Beluzaran (1.038), Ubixeta (1.115) y Oderiaga (1.245)

3 de febrero de 2013

Visita de mi cuñado “el montañero” equivale a repetir alguna ruta para que siga conociendo nuestras montañas. Esta vez estábamos bastante condicionados por la climatología, el sábado hizo un día malísimo y para el domingo se anunciaba una mejoría, pero con este tiempo loco que tenemos nunca se sabe. En fin, la consigna era que si no amanecía lloviendo nos íbamos a dar una vuelta.

El lugar al que ir lo tenía bastante claro, los montes de Arno, lo que no tenía tan claro era si comenzar la subida desde Orozko o desde el aparcamiento de Belaustegui, lo que nos ahorraría casi 600 metros de desnivel y unas 3 horas de camino. Al final, en vista de que el cielo estaba bastante cubierto decidimos iniciar la ruta desde Belaustegui.

Alcanzamos el aparcamiento sin encontrar nieve por el camino y empezamos la ruta continuando por la pista que va hacia Austingarmin, aunque en apenas cinco minutos de subida tomamos el desvío señalizado que lleva hacia los restos de la majada de Ukulugorta. A parte de la señal que hemos dejado atrás y un poste caído en el suelo no localizamos más señales que indiquen el camino para llegar hasta la majada, aunque el terreno no ofrece dificultades y, sabiendo donde se encuentra Ukulugorta no resultará complicado llegar hasta allí.

Hacia Ukulugorta

Frente a nosotros tenemos Itxina, pero las nubes no nos dejan ver nada, así que apenas nos detenemos un momento en Ukulugorta para sacar unas fotos. UKulugorta se encuentra bajo la cima de Ubixeta y deberemos rodearla para faldear en dirección al collado que separa esta cima de la de Beluzaran, nuestro primer objetivo. Aquí la nieve ya hace acto de presencia por lo que la ruta se pone más interesante.

Ukulugorta

Alcanzada la cima de Beluzaran. Ante la presencia de unos negros nubarrones que se acercan a gran velocidad y la ausencia de vistas panorámicas decidimos que no merece la pena acercarnos hasta la cercana cima de Kolometa y enfilamos hacia Ubixeta. En plena ascensión  se desata una pequeña ventisca, así que tampoco nos paramos mucho, la visibilidad por momentos es casi nula, aunque el nubarrón parece que pasará tan rápido como ha llegado.

Ubixeta

Sin más dilación descendemos de Ubixeta para encarar la fuerte subida hacia Oderiaga, punto culminante de esta sierra. Nos hemos salido de la pista y apenas podemos ver más allá de unos 20 metros, pero la posibilidad de ver ortofotos en mi  nuevo GPS, un garmin eTrex 20, da mucha seguridad sobre el terreno y alcanzamos la cima sin contratiempo alguno. La única pena es que mi cuñado se va a marchar sin poder disfrutar de las mejores vistas que se pueden tener del cercano macizo de Itxina.

Oderiaga

La cima de Oderiaga está plagada de grandes rocas, hoy cubiertas de nieve, por lo que descendemos en busca de la más cómoda pista para evitar cualquier accidente, aunque la pista está completamente helada y también hay que andar con cuidado, pero el descenso hacia la majada de Austingarmin es rápido y sin más complicaciones.

Hacia Austingarmin

Austingarmin es uno de los lugares que más me gusta del parque de Gorbea y siempre que paso por aquí me suelo dar una vuelta entre sus bordas y refugios, hoy, cubierto de nieve, presenta una estampa muy bonita y aunque el día comienza a despejarse y se ven los primeros rayos de sol continuamos ruta de vuelta al aparcamiento de Belaustegui.

Comienza a clarear el día

Aunque nos hemos quedado con las ganas de disfrutar del paisaje y de las inmensas vistas que ofrece esta sierra creo que “el montañero” se va satisfecho. Por mi parte que quedo con ganas de pisar más nieve, así que habrá que esperar nuevas olas de frío para hacer alguna salida algo más invernal, para no perder la costumbre de los últimos años.



f o t o s



Música de Simply Red: "For Your Babies"


 

Perdido en las alturas © 2008. Chaotic Soul :: Converted by Randomness