4 de octubre de 2013

Parque Natural de la Tinença de Benifassá y El Port

23 de julio de 2013

Esta ruta ofrece sólo una pequeña muestra de los impresionantes rincones que se esconden en el Parque Natural de El Port y La Tinença de Banifassá, a caballo entre las provincias de Teruel, Castellón y Tarragona y a poco más de 40 km de las tórridas playas del mediterráneo (Vinarós, Benicarló, Peñíscola…).

Lo primero es dar las gracias al forero  de MENDIAK.NET Angel Salom por la información que me facilitó, no puedo más que remitiros a su fantástico blog http://vamosderuta.blogspot.com.es/ donde encontrareis mucha y muy buena información sobre este lugar.

El inicio de la ruta se sitúa en el embalse de Ulldecona, al cual se accede por la CV-105. Viniendo desde la localidad de La Senia la carretera pasa frente al muro de contención y los aliviaderos del embalse y, nada más  cruzar un puente sobre el propio embalse, se coge una pista que sale a la derecha y que va bordeándolo hasta alcanzar la cola del mismo. La pista sigue junto al cauce que surte de agua al embalse y al poco de cruzar un puente nos encontraremos un desvío que desciende hacia la izquierda y que, a través de otro puente, salva un precioso barranco. Aunque la pista continúa y se encuentra en buenas condiciones, este es un buen sitio para dejar el coche

Se comienza a caminar por la pista en dirección a la casa forestal de La Tenalla, a través de las copas de los árboles son visibles las escarpadas paredes de roca caliza que caracterizan esta zona, llena de barrancos y desfiladeros por los que va a discurrir casi todo el camino.

En una media hora se alcanza La Tenalla. En este punto la pista toma dos direcciones, la que me interesa es la que sigue hacia la derecha, hacia el Salt de Robert, una impresionante cascada, pero antes de alcanzar la misma la pista comienza a convertirse en un sendero que se adentra en el barranco que lleva hacia la cascada. Las paredes de roca se ven cada vez más cerca y se muestran impresionantes e inaccesibles.


Paredes de roca caliza

Los arroyos están completamente secos y por momentos la senda se confunde con el cauce de los mismos, no puedo imaginarme como será esto en primavera, cuando bajen bien cargados de agua, pero ahora mi preocupación es si el salto llevará agua, sería una pena encontrarlo completamente seco… pero parece que va a haber suerte.

Apenas un hilillo de agua se descuelga desde casi 60 metros, lo suficiente para hacerse una idea de lo que puede ser esto en época de lluvias, realmente es un rincón que de por sí ya merece la pena visitar.


Salt de Robert

Junto a la poza que forma el agua, por la izquierda, se puede remontar la pendiente hasta alcanzar una terraza que pasa por detrás de la cascada, a una altura de unos 15-20 metros. Llegar a este punto no supone esfuerzo y tampoco resulta peligroso si se va con precaución, así que, a pesar de que cae poco agua, la visita es obligatoria.

Se deja atrás el Salt de Robert para continuar por la senda señalizada como PR.75.2 y que remontando el Barranc del Salt lleva hasta la pequeña localidad de Fredes. Esta es la parte más dura del recorrido. Al principio la pendiente es bastante dura, pero enseguida se suaviza un poco para  convertirse en un camino que sube zigzagueando.

A medida que se gana altura también se gana en vistas sobre el barranco que va quedando detrás y las paredes verticales que hay a uno y otro lado.


Barranco del Salt

Alcanzado el punto más alto del barranco la senda sale a una pista. Debemos ir hacia la derecha, en dirección a Fredes. Enseguida encontramos el desvío que lleva al pueblo, que puede ser un buen lugar para tomarse un descanso, pero en mi caso continúo por la pista que pronto vuelve a convertirse en una senda balizada como PR.75.1 y que se dirige al embalse de Ulldecona.

El camino ascendente discurre a la sombra de los pinos, lo cual a 23 de julio y con temperaturas de más de 30 grados se agradece bastante. Alcanzado el punto más alto de la ruta se atraviesa una pista y una señal nos indica la dirección a seguir y anuncia la cercanía de otro lugar realmente impresionante, el Portell del Infern, creo que su nombre lo dice todo y no necesita traducción.

Se desciende por un camino pedregoso y las vistas comienzan a hacerse inmensas. Antes de llegar al Portell del Infern se alcanzan los restos ruinosos de una antigua edificación, se trata del Mas del Pixon, un lugar que destaca por los bancales que lo rodean y las espectaculares vistas sobre el entorno.

Mas del Pixon

Continúa un rápido descenso hasta alcanzar un paso estrecho entre rocas, una perfecta atalaya para contemplar el paso del Portell del Infern y el espectacular barranco que se abre a mis pies.

A este paso entre rocas le sigue un tramo bastante pedregoso y que está siendo repoblado forestalmente en los márgenes del camino. Antes de llegar al Portell se deja a la izquierda una senda que desciende hacia el camino que une la casa forestal de La Tenalla y el Salt de Robert.

Aunque la presencia del Portell del Infern es in inminente, uno no se da cuenta de su magnitud hasta que se encuentra literalmente bajo esas enormes paredes verticales por las cuales se ha de pasar. Son poco más de cien metros para disfrutarlos se mire hacia donde se mire.


Portell de línfern

Una vez atravesado el Portell del Infern una senda que sale a la izquierda se acerca a las escarpadas paredes que parecen completamente inaccesibles. Esta senda lleva a otro lugar espectacular, la Cova del Aire, una enorme oquedad abierta en la roca caliza, pero por falta de tiempo me quedo con las ganas de verla, así que hay que continuar el descenso hacia el embalse con el buen sabor de boca que me han dejado el Salt de Robert y el Portell del Infern. Si se visita la cueva y se continúa más adelante, se puede llegar hasta el pico de la Solá de Brull.

El descenso de nuevo es entre arbolado, como casi todo el camino, con lo cual el sol y el calor no han sido un gran problema. La bajada es relajada así que hay tiempo para entretenerse con la cámara de fotos.

En un claro, una especie de collado, se encuentra otro desvío a la izquierda, esta senda lleva hasta la casa forestal de La Tenalla, es el camino que deseché cuando al llegar a La Tenalla cogí la pista en dirección al Salt de Robert. Esta es una buena opción para volver al punto de partida, pero yo continúo por la senda del PR.75.1. Este tramo está despejado de arbolado y enseguida encontraremos un hito que marca un desvío hacia la izquierda, se trata de la bajada por el barranco de la Sola de Brull. De nuevo el camino discurre a la sombra de los árboles. Se echa de menos el rumor de las aguas del arroyo que va junto al sendero, que en algunos puntos da rodeos para sortear pequeños taludes.


Barranco de la Sola de Brull

Finalmente la senda va a parar a la pista por la que se inicia el recorrido, a escasos minutos del lugar donde dejé el coche.



f o t o s

Música de Seal: "Crazy"


 

Perdido en las alturas © 2008. Chaotic Soul :: Converted by Randomness