20 de febrero de 2013

Sierra de Arangio: Orixol (1.131)

17 de febrero de 2013

Una vez más, y ya van cuatro, no podía faltar a mi cita anual con la nieve, así que después del último temporal que nos ha azotado y la llegada de un fin de semana tranquilo en lo climatológico, tocaba pisar el blanco elemento. La ruta la tenía muy clara desde hacía tiempo, la sierra de Arangio es espectacular en cualquier época del año y como ya le ha visitado en primavera y en otoño estaba deseando que nevara para darme una vuelta por sus rincones, lo que pasa es que no contaba con que hubiese tanta nieve y el caminar ha resultado bastante duro, pero el resultado ha merecido la pena.

La ruta comienza en Olaeta y la nieve hace acto de presencia desde el primer momento, aumentando la cantidad acumulada a medida que se va ganado altura. También se nota que los últimos días ha prevalecido el viento sur y la nieve está en proceso de derretirse, más que nieve es como un granizado y a medida que aumenta el espesor resulta más complicado caminar pues a cada paso me voy hundiendo, incluso en las zonas donde ya hay abierta huella, a veces hasta resulta complicado mantener el equilibrio ya que al pisar da la sensación de ser nieve dura, pero en cuanto hago presión me hundo hasta las rodillas.


Camino de Santikurutz

Mi primer objetivo es alcanzar la ermita de Santikurutz, donde sopla un fuerte y helador viento. Aquí puedo hacerme una idea del camino que me espera y del paquetón de nieve que se ha acumulado, entre 40 y 50 centímetros, y como ya he dicho, aunque hay huella, a cada paso me hundo sin remedio. Eso sí, el paisaje, tal y como me imaginaba, es espectacular.


Ermita de Santikurutz

Alcanzo la cima de Orixol desde donde se puede contemplar una de las mejores vistas sobre el Anboto y su cresterío. Aprovecho para descansar un poco y recuperarme del esfuerzo que supone caminar en estas condiciones, pero enseguida retomo el camino. Por un momento pierdo la huella que venía siguiendo, pero echando mano del GPS vuelvo a la senda, aunque parece que este tramo del camino no lo ha hecho mucha gente y apenas hay unas pocas huellas. Por un momento dudo sobre si será buena idea seguir adelante dado lo complicado que resulta caminar, pero entonces veo un grupo de montañeras que viene por el camino que debo seguir, lo cual significa que me voy a encontrar huella reciente y avanzar será algo más fácil, así que finalmente continúo con mi plan de ruta.

Siguiendo las huellas

Alcanzo un collado en el cual debo decidir la ruta a seguir para llegar a Zabalandi, a los pies del Anboto. Un opción es continuar la ruta siguiendo las marcar rojas y blancas del sendero GR, pero recuerdo de la primera vez que hice esa ruta que había tramos con algo de caída y no sé como estará con tanta nieve, así que decido descender un poco por la pista que lleva hacia Olaeta para luego tomar otra senda que llega a Zabalandi, al final no sé si ha sido lo mejor porque entre que en algún tramo me he despistado y que no había huella en la nieve me ha costado muchísimo esfuerzo llegar hasta Zabalandi.

Hacia Zabalandi

Además de comer un poco aprovecho para hacer las fotos de rigor, el Anboto está impresionante con este manto de nieve, pero no me detengo mucho, aún me queda todo el camino de vuelta y para hacer una ruta circular debo quiero tomar la pista que lleva hacia el santuario de Urkiola y a la altura del collado de Pagozelai coger el desvío hacia Olaeta, donde un poste de señales indica que quedan 5km de bajada.

Anboto desde Pagozelai

Mi mayor temor era no encontrar huella en esta bajada, pero he tenido suerte y alguien ha pasado por aquí antes que yo, así que, aunque hay que seguir esforzándose, el descenso no resultará tan penoso, aunque se me va a hacer muy largo, sobre todo teniendo en cuenta que ya casi al principio de la ruta han empezado a calarse las botas, parece que han perdido sus propiedades impermeables, y he llevado los pies mojados y congelados durante todo el camino, la sensación ha sido la de ir caminando descalzo sobre la fría nieve.

Desaparece la nieve

El último tramo de la ruta, a pesar del barro, ha resultado un agradable paseo comparado con el resto del día, pero sin duda alguna, aunque fuese en las mismas condiciones, lo volvería a repetir.



f o t o s


Música de Of Monsters And Men: "Little Talks"


 

Perdido en las alturas © 2008. Chaotic Soul :: Converted by Randomness