4 de febrero de 2013

Montes de Triano: minas, simas, cuevas y una cima

23 de diciembre de 2012

Ultima salida programada para este año 2012. Mi primera intención era repetir la ruta que había hecho hacía apenas un mes con mi cuñado “el montañero”. Saliendo desde el centro de interpretación de Peñas Negras, a tres kilómetros de La Arboleda, recorrimos el cordal que va desde el Pico Pastores hasta el Pico de la Cruz, pero nos hizo un día muy malo y la verdad es que poco pudimos disfrutar del recorrido. Acabamos calados hasta los huesos. Así que hoy espero repetir la ruta, pero con temperaturas de casi 20 grados y el cielo completamente despejado.

Antes de las 8 de la mañana ya estoy remontando la sinuosa carretera que desde Trapagaran lleva hasta la localidad de La Arboleda. Antes de llegar a La Reineta hay habilitado un mirador y como aún es de noche aprovecho para detenerme un momento para contemplar el amanecer y hacer alguna foto, lo cual ha resultado casi misión imposible porque, incluso utilizando el trípode, el fortísimo viento hace que todas las fotos salgan movidas.


Amanecer

Ya con las primeras luces del alba llego a la explanada que hay junto al centro de interpretación de Peñas Negras y que hace las funciones de aparcamiento. Todavía es pronto y no hay nadie más por la zona, pero es un lugar que suele estar bastante concurrido. Comienzo a caminar por la amplia pista siguiendo la ruta señalizada con postes de color morado en dirección al Pico Pastores, pero al llegar al collado que lo separa de alta Galdames, decido cambiar de planes, no sé porqué, pero no me apetece andar haciendo cimas, prefiero pasear por la zona y adentrarme por los restos de las antiguas explotaciones mineras para luego acercarme hasta la cueva/mina de Urallaga o de la Magdalena.


Edificio en ruinas en mina Dolores

Así comienza mi deambular entre las ruinas de los edificios que prestaban servicio a las minas, entre ellas la primera que me encuentro es la Mina Dolores, donde se encuentra una de las mayores construcciones de la zona y de la cual sólo se conserva la estructura exterior. En sus cercanías se encuentran varias bocaminas y me entretengo un buen rato recorriendo sus alrededores, localizando varias cuevas en las que no me atrevo más que a asomarme para hacer alguna foto. El paisaje es realmente bonito.


Paisaje minero

Continúo caminando por la pista principal en busca de nuevos rincones aunque ya soy consciente de que no me va a dar tiempo a recorrerlos todos, la zona es más amplia de lo que me imaginaba y el tiempo invertido en hacer fotos se va notando, así que enfilo directamente hacia la cueva de Urallaga, para lo cual toca descender en dirección hacia Galdames. Un hito a la izquierda del camino indica el momento de desviarse hacia la cueva, pero yo continúo de frente, la senda discurre a través de un bonito robledal y el día está perfecto para sacar fotos, de todas formas enseguida vuelvo a cambiar el rumbo para dirigirme al encuentro de la enorme boca de la cueva.


Robledal

La entrada a la cueva es inmensa, a la izquierda, al abrigo de las rocas, se sitúa la ermita de La Magdalena, patrona de los mineros, de frente la oscuridad invita a adentrarse en las entrañas de la tierra, pero en mi caso no es una de las cosas que más me guste, así que me conformaré con contemplar la zona iluminada y las bonitas formaciones del techo de la cueva.


Interior de la cueva de Urallaga

Tras una larga sesión de fotos aprovecho para comer un poco sentado a la entrada de la cueva. Antes de entrar en la cueva había reparado en el arroyo que surge justo debajo del acceso a la misma y me he fijado como el agua cae en saltos perfectamente escalonados, así que estaba claro que no podía dejar pasar esta oportunidad para hacer más fotos. Recojo los bártulos, dejo el trípode a mano y me lanzo ladera abajo para seguir el curso del arroyo durante un pequeño pero intenso trecho en el que las aguas se desploman cascada tras cascada dejando bonitas estampas.


Saltos de agua

Poco a poco el arroyo se va encajonando y cada vez resulta más complicado continuar por la orilla, así que tras una buena sesión de fotos aprovecho una senda que bajaba hacia el cauce del arroyo para iniciar el camino de vuelta a la zona de las minas y seguir descubriendo rincones de los montes de Triano.

Al ir hacia la cueva no me había percatado, pero ahora, al deshacer el camino andado y antes de alcanzar un amplio collado, descubro a mi derecha y casi pegada al camino una enorme grieta de la que no alcanzo a ver el fondo, aunque en su interior se puede apreciar incluso la presencia de árboles. Desde el collado avanzo por una especie de cordal siguiendo un camino que lleva al collado que separa las cimas de Pico Menor y Pico Mayor y desde el cual se desciende por una pista hasta Peñas Negras, pero al observar en el fondo de una hondonada unas balsas de agua que dan forma a un pequeño humedal, de nuevo cambio de planes y me voy directamente para abajo.


Humedal

Como dije antes la zona de minas es más amplia de lo que pensaba y da para otro día de ruta fotográfica, así que aprovecharé el resto del tiempo para disfrutar de estos paisajes y, camino de vuelta al ahora concurrido aparcamiento de Peñas Negras, hacer al menos la cima del Pico Pastores, para que no se diga que no ha sido una ruta montañera. 



f o t o s

Música de Dire Straits: "On Every Street"


 

Perdido en las alturas © 2008. Chaotic Soul :: Converted by Randomness