13 de noviembre de 2012

Sierra de Gorbea: en busca de la senda Basatxi


La ruta de hoy parte desde el aparcamiento de la pequeña área recreativa de Urigoiti, un barrio que pertenece al municipio de Orozco. La idea es alcanzar y recorrer la senda Basatxi, en las cercanías del Gorbea, para lo cual primero atravesaré el macizo de Itxina y luego la campas de Arraba para ir al encuentro de la senda junto al arroyo Padrobaso.

La ruta no tiene ninguna complicación y está anunciado un día espléndido, así que me encamino hacia el ojo de Atxular para introducirme y atravesar Itxina en dirección al paso de Kargaleku, por el cual se accede a las campas de Arraba. Una vez en las campas voy en busca de la fuente que hay en las cercanías del refugio de la federación vizcaína de montaña. A pesar de las muchas veces que he pasado por las campas nunca me había pasado por esta fuente, y la verdad es que es una auténtica gozada. Acabando ya el verano y con la escasez de lluvias que hemos tenido la fuente aún conserva un buen chorro de agua fresca, así que aprovecho para beber y sentarme un rato a la sombra. En la parte final del recorrido de hoy me acordaré mucho de este rato, sobre todo del chorro de agua…

Lekanda desde la fuente de Arraba

Desde Arraba tomo el camino habitual de subida hacia el Gorbea, en dirección al refugio de Eguiriñao, pero a la altura del menhir de Zastegi me desvío hacia una zona de pequeñas bordas y refugios, es un lugar que me gusta mucho fotografiar cada vez que ando por aquí.

Refugio

Toca ir en busca del Padrobaso, que por la escasez de agua aparece y desaparece en algunos tramos. Enseguida, junto al arroyo y por su orilla izquierda, aparece el inicio de la senda Basatxi. Me he liado bastante con el tema de las fotos y dudo entre adentrarme en la senda o darme la vuelta, últimamente no he salido mucho y mis piernas lo notan enseguida, pero finalmente decido continuar con el plan inicial, aunque no por mucho tiempo. En un tramo que la senda se acerca de nuevo al Padrobaso desisto de mis planes, me siento a comer y a planificar el camino de vuelta.

Padrobaso

Para el retorno, en lugar de volver por donde he venido voy a remontar el Padrobaso hasta un punto desde el cual intentaré ir hacia el collado de Ipergorta por un lugar que había recorrido unos meses atrás, y digo intentaré porque no llevo en el GPS la ruta en cuestión y la misma no discurre por ningún camino conocido ni hay señales, así que dependo de mi memoria y mi sentido de la orientación.

Remontando el Padrobaso me encuentro con una agradable sorpresa, la cueva de Lapurzulo, desde cuyo interior surgen las aguas de un arroyo subterráneo. La cueva cuenta con dos entradas, por una fluye el agua desde las entrañas de la tierra y por la otra se puede acceder cómodamente a su interior. Es una oportunidad para hacer fotos que no se puede dejar pasar, aunque en este momento lamente el haber decidido salir de casa sin el trípode, sin el flash, sin los filtros…

Lapurzulo

Tras dejar atrás Lapurzulo y remontar un buen tramo del río, más de lo que recordaba de otras veces, comienza la búsqueda de la mencionada ruta hacia Ipergorta, al principio no parece haber ningún problema ya que hay marcas de pintura, creo que se trata de una senda que lleva hacia el menhir de Arlobi, pero yo debo desviarme en otra dirección. Con el día tan espléndido que hace y con el GPS, aunque sin track alguno, no resulta muy difícil orientarse, pero no consigo encontrar la zona por la que había recorrido este tramo meses atrás y acabo metido en un lapiaz con rocas afiladas como cuchillos y grietas que dificultan mucho el avance. Me tomo unos minutos para valorar la situación y decido seguir los consejos de “el último superviviente”, el cauce de un arroyo siempre te acabará llevando a un lugar civilizado. Desde el punto en que me encuentro puedo ver el cauce seco de un pequeño arroyo, así que hacia allí me voy, pero al contrario que el Sr. Bear Grylls yo no voy a descender por el curso del arroyo en busca de la civilización, sino que voy a remontarlo en busca de la pista que desde el collado Ipergorta desciende hacia la peña Urratxa.

Karst

El esfuerzo ha sido considerable, pero la cosa ha funcionado, salvo por la fuerte pendiente el cauce seco ha sido una autopista comparado con el caos de rocas en el que me había metido. Ahora toca pagar las consecuencias, desde hace un rato vengo sintiendo que se me cargan mucho los músculos por encima de las rodillas y los calambres no tardan en llegar. Una vez alcanzado el collado de Ipergorta necesito tumbarme un rato para aliviar la tensión de los músculos e intentar recuperar un poco porque aún me queda un buen trecho.

Altipitatx

Los pocos metros que me separan de la cima de Ipergorta se convierten en un pequeño suplicio, pero a partir de aquí ya todo es descenso y espero que las piernas aguanten mejor. Lo malo es que al descender hacia Altipitatx en busca del paso de Itxingote he vuelto a errar en la ruta y de nuevo he acabado metido entra grietas y rocas, aunque esto queda compensado por la belleza del sitio la verdad es que alargar aún más la ruta no va a ayudar mucho a mis piernas, además apenas me queda agua y el día ha sido especialmente caluroso, como decía antes, el resto del camino no dejaré de acordarme de la fuente en las campas de Arraba.

Hacia Itxingote

Finalmente, con algún que otro problema de orientación, entre árboles y rocas todos los rincones parecen iguales, llego al paso de Itxingote, donde se inicia un fuerte descenso que acaba en el canal de Sintxita, cuyo deteriorado recorrido seguiré hasta alcanzar el manantial de Aldabide. Este tramo se me ha hecho eterno, con las piernas casi agarrotadas y la garganta seca llego a Aldabide, la tentación de beber un poco de sus cristalinas aguas es grande, pero apenas media hora me separa del área recreativa de Urigoiti y de su fuente, así que mejor aguantar un poco y evitar riesgos innecesarios, aun así, una vez en el aparcamiento, la primera botella de agua que llené la utilicé para echármela por encima y refrescarme, el resto supongo que os lo podéis imaginar.


f o t o s


Música de Melón Diésel: "En el Andén"



t r a c k

 

Perdido en las alturas © 2008. Chaotic Soul :: Converted by Randomness