15 de noviembre de 2010

Gorosteta

16 de marzo de 2010

Comienzo el recorrido en el aparcamiento de Belaustegui, al que se accede por una pista tras atravesar el barrio de Ibarra, en Orozko, una señal nos indica que desviándonos a la derecha nos introducimos en el parque natural del Gorbea. Este es uno de los caminos más cómodos para introducirse en el parque, y uno de los más bonitos ya que nada más empezar a caminar podremos disfrutar de unas vistas inmejorables hacia Itxina.

En apenas media hora se llega a la majada de Austingarmin, un bello rincón salpicado de bordas y refugios en el cual podemos quedarnos a pasar un rato, sober todo si se va con niños y no apete agobiarles con grandes esfuerzos. Además desde aquí se puede acceder a la cima del propio Austingarmín o, si si se prefiere forzar un poco más, también podemos subir hasta Usategieta, y para los que no se conformen con menos, pues se puede dejar a los crios corriendo por Austingarmin mientras se sube hasta el cercano Odoriaga o a Ipergorta.

En mi caso, voy solo, he decidido acercarme hasta Gorosteta y trastear un poco por sus alrededores, así que tomo rumbo hacia el collado, pero en lugar de ir por la pista voy remontando la pendiente casi en línea recta hacia el punto más alto de la pista.

Una vez arriba puedo ver la cima de Gorbea cubierta de nubes, como suele ser bastante habitual, y como la pista continúa hacia el refugio de Egiriñao. En este punto debo cruzar la pista para seguir ascendiendo hacia la cercana cima de Ipergorta.

Apenas me detengo en la cima de Ipergorta y continúo hacia las rocas que anuncian la presencia de Gorosteta, pero aún no voy a subir a su cima, voy a darme unas vueltas por los alrededores, a explorar la zona y pasar el rato, que en el fondo es de lo que s trata hoy, nada de grandes caminatas y esfuerzos, hoy toca relajarse de verdad. Y los alrededores de Gorosteta son un lugar inmejorable para ello.

De nuevo encaro las rocas que dan acceso al Gorosteta, pero otra vez decido que aún no ha llegado el momento de subir. Voy a seguir dando vueltas alrededor, pero esta vez, en lugar de ir por la zona que da hacia Itxina lo haré el camino que bordea las campas de Arraba, señales de pintura amarillas indican el camino a seguir, pero pronto abandonaré este sendero para ir rodeando poco a poco la cima de Gorosteta.

Sin darme cuenta va pasando el tiempo y ya es hora de comer un poco, así que busco un buen lugar donde sentarme, dejo mis trastos en el suelo y, entre bocado y bocado, aprovecho para disfrutar de las estupendas vistas hacia Arraba.

Ahora sí, ha llegado el momento de subir a la cima de Gorosteta. Sigo rodeándolo hasta llegar al cordal que une Gorosteta con Lekanda y tras unas sencillas trepadas me planto en la cima. Desde aquí las vistas bien merecen detenerse otro rato.

Hora de ir pensando en el regreso, aunque aun queda toda la tarde, pero como sigo tomándome el día con mucha calma, poco a poco voy descendiendo de la cima para dirigirme hacia Ipergorta.

Esta vez tampoco me voy a parar en la cima de Ipergorta, y eso que me parece una buena cima para sentarse a disfruta del paisaje, pero tengo en mente tomar el camino que, atravesando la pista que lleva hacia Austingarmin, y señalizado con marcas de pintura roja, conduce hacia la cima de Usategieta. No es un recorido muy largo, pero esconde rincones muy bonitos y, sobre todo, muy tranquilos, creo que nunca me he encontrado con nadie en este tramo, y ya lo he hecho varias veces. A mitad de camino se puede hacer una pequeña parada en la rocosa cima de Azaolako Atxa para después continuar hasta Usategieta.

En la pelada cima de Usategieta me paro unos momentos, dudando entre bajar directamente hacia Austingarmin o alargar un poco el recorrido descendiendo por la vertiente contraria, hacia la pista que lleva a Arlobi, finalmente me inclino por la segunda opción, que al final lo único que hace es que alargue un poco más el paseo. Frente a mí destaca el Odoriaga y, de nuevo, la majada de Austingarmin.

Ahora sí, ya sólo queda regresar a Belaústegui, pero como decía al principio, lo bonito de este camino, son las vistas hacia las paredes calizas de Itxina, que hoy, con el tono gris azulado que tiene el cielo, destacan sobre manera.

Ya en el coche, al llegar a Orozko, aun tuve la oportunidad de detenerme unos minutos para contemplar estas espectaculares nubes.

Al final el día ha sido tal y como yo quería, un día para relajarse.



LAS FOTOS




EL TRACK
 

Perdido en las alturas © 2008. Chaotic Soul :: Converted by Randomness