4 de octubre de 2009

Sierra de Aloña, de cima en cima entre nubes

21 de junio de 2009

La noche anterior me llamó “el intrépido” a eso de las 23:00, yo ya estaba en la cama y a punto de coger el primer sueño, pero bueno, cogí el teléfono “¡que pasa werlisa, que mañana he quedado con dos del club (Aldatz Gora) para hacer una salida por la sierra de Aloña, que si te apuntas!” ¿sierra de Aloña? En ese momento no era capaz de ubicar la sierra de Aloña geográficamente, pero que mas da, una salida al monte es una salida al monte, y si va “el intrépido” la diversión está asegurada, así que al día siguiente, a las 8 de la mañana me recoge “el intrépido” junto con sus dos compañeros del club, Jon y Mati, y ponemos rumbo a Oñate, es que ahora ya se cual es la sierra de Aloña y donde está.
La idea es hacer la sierra íntegramente, así que el punto de partida es el barrio de Urtegain, en la carretera que une Oñate con el santuario de Arantzazu. Dejamos el coche en un aparcamiento frente a un restaurante y comenzamos a subir por un ancho y empinado sendero, demasiada pendiente para ser el principio…



Atravesamos una zona de bosque, pero enseguida salimos a terreno despejado y podemos disfrutar de las primeras y casi únicas vistas de toda la jornada, las nubes cubren lo alto de la sierra y no nos van a dejar ver prácticamente nada más allá de unos pocos metros.
Rápidamente, demasiado rápido para mí, alcanzamos el inicio del cordal de Aloña y llegamos a su primera cima. Como ya he dicho las nubes no dejan ver mucho, las feas antenas del repetidor de TV y, de vez en cuando, se intuye la cima de Gorgomendi con su gran cruz.



Por delante van Mati y “el intrépido”, dos auténticos correcaminos, menos mla que Jon va a mi ritmo, sino creo que me habría tocado hacer toda la travesía yo sólo. Las nubes ocultan lo que tenemos por delante y sólo cuando nos acercamos vamos descubriendo cosas, como por ejemplo la fuerte pendiente que nos espera hasta la cruz de Gorgomendi.
Como digo, a medida que avanzamos vamos descubriendo el camino y me voy dando cuenta de lo que seguramente nos estamos perdiendo, en un día despejado debe ser una gozada pasearse por esta sierra, en el tramo hasta la siguiente cima, Kurtzezar, por delante tenemos un terreno escarpado, con rocas afiladas y resbaladizas por el efecto de la humedad y a la izquierda se intuye una importante caída hacia el valle.



A parte de firmar en las tarjetas del club e ir dejándolas en los buzones poco más podemos hacer, seguir avanzando, de cima en cima, y pensar en repetir el recorrido, pero con buen tiempo, de esta forma alcanzamos Botreaitz, siempre ganando altura desde que iniciamos el cresterío, Botreaitz alcanza los 1.321 metros, máxima cota del día.
Descendemos un poco por las rocas para luego volver a subir por zona herbosa hacia la siguiente parada, Arkaitz.
Seguimos avanzando, ahora es el turno de Urrabiatza con su cima llena de setas…
La roca comienza a desaparecer bajo nuestros pies para dejar paso a la hierba, lo cual se agradece. Por momentos parece que las nubes van a desaparecer, pero no, sólo nos dejan ver un poco el cielo azul y la bonita cima de Artzamburu, que se convierte en una tentación casi irresistible. Mientras tanto, llegamos a la que va a ser la última cima del día, Arriurdin



En Arriurdin nos tomamos un pequeño descanso para decidir que rumbo tomamos y aprovechamos para hacernos una foto del grupo, bueno, hay alguno que no ha podido resistir la tentación ante tan original buzón para hacernos reír un poco. Las nubes siguen ahí, pero a veces nos dejan ver un poco de lo que nos hemos perdido mientras veníamos.
Tras el descanso hemos decidido bajar hacia el collado que separa Arriurdin de Artzamburu, la sierra de Aloña de la sierra de Aizkorri, en busca de una curiosa roca, “amabirjinaren sillea”, llamada así porque, según la tradición, la virgen se sentó en ella debido a su forma de silla.
Parece que ahora las nubes sí comienzan a disiparse y podemos disfrutar un poco del sol y de las vistas de la zona. No vamos a subir al Artzamburu, pero aprovechamos para pasear un poco por la zona y para que “el intrépido” haga lo que más le gusta, subirse a cualquier cosa que esté a más de dos metros por encima del suelo, aunque hoy no ha sido el único, tened cuidado si os lo encontráis por esos montes, que lo suyo es más contagioso que la gripe A.



Después de la sesión fotográfica en la pasarela Artzamburu iniciamos el camino de vuelta. Recorreremos la base de la sierra de Aloña primero por sendero y después por pista hasta la primera de las cimas del día, Belauko.
Como suele ocurrir a menudo, ahora que estamos de vuelta comienzan a desaparecer las nubes y podemos contemplar el cordal que hemos recorrido durante la mañana y lo diferente que es paisaje de aquí abajo, la roca se funde primero con los prados que después e convierten en bosque. Algo que nos llamó mucho la atención fue la gran cantidad de caballos que había por la zona.



Mis tres compañeros marchan por delante mientras yo me entretengo en sacar fotos del ganado que pasta en las laderas herbosas de Aloña
Tras un agradable paseo en amena conversación, llegamos a Belauko. Las nubes siguen ahí, pero ahora están más altas y podemos ver lo que nos ocultaban esta mañana. Ha sido una pena no poder disfrutar al cien por cien de las vistas de esta sierra, pero bueno, así ya tengo excusa para volver.
Regresamos por el camino de subida. Mati y “el intrépido” ultiman los preparativos para la próxima excusión, que será dentro de una semana, a la que estoy invitado y que será para mí una de las mejores de este año.
Ha sido bonito compartir la excursión con Mati y Jon. Jon es otro gran aficionado a la fotografía y mientras descendemos nos quedamos algo rezagados, vamos charlando sobre nuestras preferencias, técnicas y equipo cuando casi de repente los dos nos callamos unos segundos, sacamos las cámaras a la par y…



Es que a veces uno no sabe donde acaba el montañero y dónde empieza el fotógrafo, pero es que nos lo habían puesto, como se suele decir, “a huevo”.




f o t o s



Música de Cyndi Lauper: "Time After Time"



t r a c k


 

Perdido en las alturas © 2008. Chaotic Soul :: Converted by Randomness