3 de noviembre de 2007

Sierra de Mesada

Fecha: 08-10-2006
Lugar: Carranza (Bizkaia)
Cimas: Peñalta 1.141 – Santipiña 1.054 – Monte Grande 1.128

Hoy también toca madrugar, la ascensión a esta sierra se inicia desde Carranza y tengo más de una hora de coche. Al llegar al alto de La Escrita se entra de lleno en el valle de Carranza. Es una mañana fría y la visión del valle cubierto por la niebla e iluminado por las primeras luces de la mañana invita a detenerse y contemplar el paisaje. A la izquierda la sierra de Mesada y los montes de Ordunte, sobre la Concha de Carranza, con las peñas de Ranero a la derecha y El Mazo a la izquierda, la luna se resiste a retirarse.




Dejo el coche en el lugar conocido como Campo Calero, donde las señales indican las diferentes rutas y sus horarios. Sigo la pista de la izquierda en dirección a la buitrera de Ordunte, objeto de recientes disputas entre ganaderos de la zona, que se oponen a su reapertura y los naturalistas y la Diputación, que, finalmente, ha decidido reabrirla. En fin, nunca llueve a gusto de todos.
Justo al llegar a la entrada del muladar la pista comienza a ganar altura con rapidez con sucesivas curvas en herradura que remontan la pendiente de Santipiña hasta llegar a un collado donde hay restos de una cabaña y un refugio de madera.




A la derecha tengo la cima de Santipiña, pero la dejo para la vuelta y sigo el camino por la pista, que ahora discurre por la otra vertiente de la montaña, a la derecha queda el barranco de Pozo Negro. Cruzo una puerta metálica y enseguida me encuentro con la señal que indica hacia Peñalta, aprovecho un pequeño collado antes de la subida final para hacer fotos. El viento sopla fuerte y me obliga a abrigarme un poco, aunque el día es espléndido.

La pendiente no es mucha y en pocos minutos llego a la cima, donde me encuentro con un curioso buzón en forma de tambor coronado por una txapela (boina). Las vistas sobre el valle de Carranza son impresionantes, al otro lado, un terreno de continuos sube y baja lleva hacia los montes de Ordunte, coronados por el Zalama, que con sus 1.336 metros es la tercera cima de Vizcaya tras el Gorbea y Aldamín.




Continuando por el cresterío llego al humedal de Salduero, a lo lejos se divisa el vértice geodésico que señala la cima de Monte Grande, una loma redondeada y pelada, como todas las de la zona, allí el viento debe pegar de lo lindo. El trayecto hasta esta cima es un agradable paseo sin apenas desnivel.

Desde la cima se puede contemplar todo el cordal de la sierra de Ordunte, desde Zalama hasta Kolitza, el espinazo de Ordunte. Nunca había estado por estas montañas y el día que subí al Zalama no tuve tiempo ni ganas de pararme a contemplarlas (madre mía, vaya pájara la de aquel día, pero esa historia ya la contaré en otro momento) La zona es de gran belleza, la ausencia de arbolado da una idea de cómo debe soplar el viento por aquí, por algo quieren construir un parque eólico, y el relieve invita a pasearse de un lado a otro por sus suaves pendientes.



Descanso apoyado sobre el vértice geodésico y como algo, esto sí que es un restaurante con buenas vistas. Recojo las cosas y a deshacer el camino andado. Se puede hacer el camino por una pista, bordeando Peñalta, pero prefiero volver pasando por su cima. El contraste de color entre el azul del cielo, las nubes, el verde de los matorrales y las pequeñas flores hacen que me pare un buen rato para hacer fotos en el collado señalizado como “Humedal de Salduero” por un gran hito de piedra, la luz es buena, utilizo el filtro polarizador para sacar el máximo partido a los colores.




La bajada hasta el collado donde se encuentra el refugio de madera es rápida, y más rápida es la ascensión hasta Santipiña, desde donde puedo contemplar el camino recorrido.



La bajada hasta Campo Calero es aún más rápida, pero me entretengo en fotografiar los hitos de piedra con los nombres de los diferentes sitios por donde voy pasando.




Ya no hay niebla sobre el valle, la luna ya se ha marchado, ya no hace frío, pero la Sierra de Mesada sigue ahí, esperando a que os acerquéis a conocerla.





 

Perdido en las alturas © 2008. Chaotic Soul :: Converted by Randomness