25 de junio de 2015

Peña del Leon, Toloño y Peña las Doce


La sierra de Toloño-Cantabria es probablemente mi preferida de todas las zonas de montaña que conozco. La tengo recorrida prácticamente en su totalidad, pero precisamente una de las zonas que le da nombre, la del Toloño, no la había visitado todavía porque pensaba que era la menos atractiva, pero sin duda alguna estaba equivocado porque ha resultado ser muy gratificante.

La ruta comienza en lo alto del puerto que une las localidades de Peñacerrada y Rivas de Tereso y no presenta dificultad alguna. Pistas, anchos caminos y bonitos senderos llevan hasta la altiplanicie donde se encuentran las tres cimas citadas en el título y que son fácilmente accesibles. 

Sobre las ruinas de un antiguo monasterio destaca otra cima, la Peña del Castillo, esta tiene algo más de dificultad y requiere una trepada que a mí me resultó complicada y decidí dejarlo, aunque hay otra opción para los más intrépidos, justo donde comienza la trepada, hay una grieta y podemos rodear la roca que queda a nuestra izquierda y subir a lo alto de la misma desde donde con un salto de algo más de un metro podremos tener acceso a la cima, pero tampoco me atreví porque el salto para volver me parecía algo más complicado que el de ida.

Si seguís mi track hay una zona que os podéis evitar si no os gusta hacer el cabra ya que desde la cima de Toloño continué durante un tramo entre rocas por una especie de cordal hasta que ya no pude avanzar más y en lugar de volver atrás decidí destrepar, no fue difícil, pero como digo, si no os gusta hacer el cabra es mejor bajar directamente desde la cima de Toloño al prado donde se encuentran los restos del monasterio. Lo que sí os recomiendo es acercaros a la zona que hay bajo la cima de Peña las Doce y asomaros a los cortados, las vistas son impresionantes en toda la sierra, pero en estos sitios en concreto se ponen los pelos de punta.

A la vuelta, desde la puerta metálica que hay que cruzar en la pista, en lugar de volver por la pista me metí por un camino pensando que alguna senda llevaría hasta el aparcamiento del puerto, pero no es más que una zona utilizada por los cazadores y me resultó bastante incómodo, así que mejor seguir por la pista y olvidaros también de esta parte del track.



 


20 de junio de 2015

Sierra de Arangio: Santikurutz, Orixol e Ipizte


La sierra de Arangio es uno de esos lugares que no te cansas de visitar. Su hayedo es uno de los más bonitos que he visto nunca.
La he conocido en invierno con un manto blanco de nieve difícil de olvidar:
Con su manto de hojas secas en otoño:
Y también en primavera con su manto verde, pero nunca la había visto como esta vez, entre la niebla, entre un inmenso mar de nubes y entre un reguero de gente que venía en dirección contraria, alguna marcha montañera supongo.

La ruta comienza en Oleta, cerca de Otxandio. El camino lleva hasta la pequeña ermita de Santikurutz, desde donde el sendero nos adentra en un inmenso hayedo del que sólo nos desviaremos para visitar las cimas de Santikurutz y de Orixol. No hay ninguna dificultad por el camino, salvo, en este caso, el punto en el que abandono la senda que discurre entre el collado Leziaga y el refugio de Zabalandi ya que me desvío para trepar entre las rocas y la hierba para ir en busca de la cueva del cura Santacruz y la cima de Ipizte ya que no me apetecía descender hasta Zabalandi para luego tener que volver a subir. No es un atrepada complicada, pero hay que tener mucho cuidado. A veces el salirse del camnio te depara pequeñas sorpresas, en este caso fue muiy agradable porque en mitad de la trepada, en el lugar más inesperado me encontré con una salamadra.

Al final ni fui a la cuva del cura ni subí a la cima de Ipizte, en su lugar me subí a un promontorio rocoso cercano a la cima desde el cual hay unas vistas inmejorables sobre el Anboto, además el mar de nubes que se mantuvo durante toda la mañana invitaba a no perderse estas vistas.

Para el descenso tomé el GR desde Zabalandi hacia el collado de Leizaga, pero antes de llegar a este se coge una ancha pista que, sin pédida alguna, lleva hasta el lugar donde había dejado el coche.




 


18 de junio de 2015

Canal de Sintxita y montes de Arno


Paseo por una preciosa zona del parque del Gorbea poco frecuentada. Es la tercera vez que ando por la zona, pero la primera que recorro el olvidado canal hasta su final, la presa de Lupetzeta, que ni siquiera llegó a estar operativa. El camino hasta la presa siguiendo el sinuoso trazado del canal es muy bonito y agradable, mereciendo una obligada visita la impresionante haya de Azekieta.

Desde la presa, por pista, se accede al cordal herboso de los montes de Arno, desde donde, con un día despejado, se pueden disfrutar de unas impresionantes vistas. Hoy el día está nublado y la niebla me ha acompañado gran parte del camino, pero eso no le resta encanto. Hay que destacar en este tramo el Menhir de Kurtzegan, que bien merece una visita. Desde aquí mi intención era realizar todo el cordal hasta alcanzar la cima del Oderiaga, pero tuve que cambiar de planes y descender hacia los restos de la majada de Ukulugorta para, desde ahí, regresar al aparcamiento de Belaústegui y poner fin a la ruta.




 


6 de mayo de 2015

Cordal de Santxosolo: Rioya, Espaldaseca y Trasmosomos



Hoy me voy a una de esas zonas poco conocidas y que por ello uno las va dejando de lado, pero que, una vez te decides a darte una vuelta por ellas, te quedas con la boca abierta y con ganas de repetir pronto. La verdad es que me ha sorprendido mucho este "pequeño", pero intenso cordal. 

La ruta la comienzo en el área recreativa de la Brena, un bonito lugar para pasar un día de picnic. Desde el área hay que retroceder por la pista hasta la carretera y remontar unos metros hasta el collado de las Rigadas, desde donde por una fortísima pendiente que apenas da respiro se accede a la primera cima del día, el Rioya. La verdad es que no hace falta subir en línea recta ya que la pista va trazando zetas hasta alcanzar casi la cima, pero a los de Bilbao nos gusta subir por el camino más corto.
Y en la cima la primera de las sorpresas, unas impresionantes vistas hacia la sierra Salbada, la sierra de la Carbonilla y los montes de la Peña. Sólo por esto ya merece la pena subir hasta aquí arriba. Desde Rioya sólo queda seguir el cordal y tras superar algún pequeño repecho alcanzar la segunda cima del día, la redondeada y pelada cima de Espaldaseca. Por el camino he pasado por la cima de Somokurtzio, pero ni me he enterado porque la vista siempre está puesta en la bonita silueta del Trasmosomos, separado del Espaldaseca por un bonito y herboso collado donde pasta el ganado.
Para volver al área de la Brena y completar una ruta circular se puede tomar casi cualquiera de las pistas que salen desde el collado y que rodean el Espaldaseca, yo elegí una que primero asciende hacia un Ilso y después todo para abajo hasta llegar a la Brena.





 


4 de mayo de 2015

Betsaide, Lurgorri, Tellamendi y Andasto


Ruta circular que comienza en las cercanías de Arrazola, bajo la sombra del Anboto. Practicamente la totalidad de la ruta discurre por pista, pero no por ello deja de ser un bonito paseo sin dificultad alguna. Para acceder a Betsaide hay que estar atento ya que la zona está plagada de pistas y es fácil despistarse, por desgracia me he cargado el track de la ruta y no lo puedo poner. Desde Betsaide hasta Andasto apenas tendremos que separarnos unos metros de la pista principal para acceder a las diferentes cimas del recorrido, la primera es Lurgorri, bajo cuya cima hay un precioso hayedo trasmocho que merece la pena visitar con calma, después aparece Tellagorri, coronado por una cruz de hierro y, por último, Andasto, una de las cimas que más gusta por las impresionantes vistas que se tienen hacia el Anboto a un lado y hacia el Udalatx por el otro. La bajada desde Andasto hacia Arrazola nos lleva por una bonita senda que atraviesa un gran hayedo acompañados por las aguas del arroyo Errekaundi.



 


 

Perdido en las alturas © 2008. Chaotic Soul :: Converted by Randomness